Páginas vistas en total

lunes, 3 de octubre de 2016

Baby Woodrose : con las puertas abiertas de la mente


El reverendo ha mordido el peyote nuevamente, aquel hongo que derrite las guitarras y los teclados en un hiriente fuzz y efectos multicolores. La ácida flor lisérgica ha inyectado su ponzoña. El esclavo del siglo XIX intenta abrir puertas de su mente a esa percepción que pone en duda a la realidad y muestra nuevas posibilidades, otros mundos, otras ideas.

Han pasado quince años desde que Uffe Lorenzen lanzó el Blows your mind! bajo el nombre de Baby Woodrose, alter-ego musical que por necesidades sonoras se transformó en un power trio con el que sacudió toda Dinamarca. Los cambios llegaron con el tiempo, aunque la columna vertebral mantuvo el concepto sonoro de una banda que recuperara lo más ácido de la psicodelia y lo mezclara con el sonido garage sesentero. Hace tan solo unos días (16 de septiembre de 2016), el mundo recibió a través de Bad Afro Records un puño negro lleno de fuerza, energía y pasión bajo el nombre de Freedom, lo más nuevo de Lorenzo Woodrose y los suyos.


La rosa de psicódelicas semillas está nuevamente en el camino con la intención de colorear el ambiente con sus saturadas distorsiones que desquician las bocinas. Pero el barbado pastor no ha regresado solo, ya que nuevamente se hizo acompañar por los músicos que hicieron el Third eye surgery de 2012: Mads Saaby en la guitarra, Hans Beck en la batería y Kare Joensen en el bajo,exclentes músicos a los que se les ha sumado el tecladista Anders "Moody" Skjodt.

Los ácidos acordes son escupidos de los altavoces y nuevamente saboreamos el arco iris característico de Lorenzen, más allá de lo que ha creado en otros proyectos como Spids Nogenhat, On Trail y Dragontears. Sin duda se escucha la influencia directa de Roki Erickson y su viejo 13th Floor Elevators con su dosis de LSD inyectada directamente en las venas, aunque la inclusión de los teclados la dimensión sónica es ampliada hasta aquel agresivo rock de garage sesentero que hicieron bandas como The Seeds, Question Mark & The Mysterians y, por supuesto y valga de redundancia, The Sonics.


Para saber a qué suena Freedom, pulsamos el botón de play sobre el track que Lorenzo Woodrose sentenció desde su página de Wordpress: "Open doors" tenía que ser un obvio sencillo, gracias a su estructura de pequeña canción pop de insistente ritmo e irresistible coro... y no se equivocaba. Tres minutos que se concretan a una figura de bajo que entona una melodía infecciosa y tan sólo una guitarra eléctrica que llega a marcar los tiempos como si de una navaja se tratara. Y es aquí cuando entra otra guitarra llena de pedal fuzz y un teclado Farfisa entonando una melodía mágica, hipnótica y misteriosa para dar soporte al ácido rey y su sentencia: abrir las puertas de la mente.

Con un trabajo visual hecho por Palle Demant y la casa productora Fuzz Cake Film, se publicó a partir de junio de 2016 el video promocional de "Open doors" en el canal de YouTube de la banda. Lorenzo Woodrose cierra los ojos y un baño de fuertes colores nos deslumbra hasta saturar la pantalla. Dentro del caleidoscopio observamos al maestro lisérgico de largas canas y enorme barba que se entrega a la lluvia luminosa mientras critica la vieja filosofía hippie y rescata su única enseñanza: el viaje al interior de la mente para pregunta por sí mismo y por el sentido de la vida ante el desbocado mundo que nos rodea.Tecnología y naturaleza en contradicción mientras su puente de comunicación se piensa a sí mismo y canta insistentemente hasta el final de sus días: open doors in my mind.



Baby Woodrose nos ha regalado una obra redonda que dentro del recuerdo psicodélico hace una crítica al hombre frente al siglo XXI. La música fluye en los audífonos desde el Ipod y escapamos del mundo, nos negamos a los demás y cerramos las puertas a toda posibilidad. Los esclavos tecnológicos se han olvidado del Universo y éste es el momento de despertar para devolverle su poder antes de que sea demasiado tarde. Sumergimos las neuronas en la música psicotrópica y nuevamente volvemos a vivir, a viajar, a soñar...


No hay comentarios:

Publicar un comentario